Alternalia, autonomía en salud

 

El discurso de salud no es necesariamente médico. Diferentes disciplinas realizan nuevos abordajes que definen de manera más extensa lo que significa salud.Salud no es sólo ausencia de enfermedad y abarca formas de estar en el mundo que implican lo biológico, lo psicológico y lo social. Desde este punto de vista se crea Alternalia ( Salud y Conocimiento) que hasta 2012 y desde 1987 se nombró como Centro de Bioespinología de Zaragoza.

A lo largo de estos años, todos hemos modificados nuestro conocimiento, nuestras teorías y nuestra particular forma de estar en el mundo. Los planteamientos anteriores, donde el modelo de salud naturista era el fundamento de nuestra intervención son ahora modificados y suplementados por otras disciplinas como la Antropología y como la Psicología dinámica corporal.Los mismos recursos, homeopatía, fitoterapia, masaje, la propia psicología, van tomando matices novedosos que intentan adaptarse a un mundo complejo y en continuo cambio.

Este es el interés de Alternalia (Salud y Conocimiento): facilitar la reflexión sobre la salud con nuevos argumentos acordes con los tiempos: la defensa de la autonomía , la protección del ecosistema y la manera en que lo habitamos, con especial énfasis en lo cotidiano, en lo minúsculo, sin más pretensión que pertenecer sin fricción a un mundo que nos acoge, en condiciones razonables.

Reflexión sobre la alimentación, con el aporte de la Antropología y las Ciencias Sociales.

Reflexión sobre las particulares maneras de enfermar, lejos de teorías globales que se desvanecen entre discursos eruditos.Utilizando elementos menos agresivos, ecológicos, recursos propios de la naturaleza o del nuevo conocimiento solidario, común.

Reflexión sobre la educación, la propia, la de los hijos, las nuevas formas de conocimiento, que dejan atrás el autoritarismo y las disciplinas trasnochadas.avanzar desde lo común, desde el asesoramiento no autoritario, cercano del maestro.

Reflexión sobre nuestra forma de conducirnos en el mundo, respetando la individuación por encima del individualismo, aprendiendo a conocer y conocernos. Con un análisis riguroso y profundo, sin miedo a intervenir, sin ceder autonomía, respetando criterios comunes.